Archivo de la categoría: Deberes

Los famosos “Cuadernos de Vacaciones”

www.escueladefamilias.es

En verano, muchos padres y profesores recurren a los conocidos “cuadernos de vacaciones”, un sistema que ayuda a cubrir lagunas, reforzar contenidos y crear hábitos de trabajo en los escolares, pero que nunca deben ser una pesadilla para el niño, porque él también tiene derecho a descansar en vacaciones.

sxc.hu

Muchos padres sólo quieren que sus hijos tengan un futuro de mucho prestigio y recurren en exceso a las clases particulares en verano, sin pensar que lo más importante es que sean niños felices y buenas personas.

Los cuadernos de vacaciones han de ser lúdicos y tener un carácter de refuerzo de los objetivos del curso, pero además deben estar supervisados por los padres.

A la hora de utilizarlos, hay que pensar en las edades adecuadas: entre los 8 y los 11 años. En Primaria, lo mejor es dejar julio y la primera quincena de agosto libre y comenzar desde mediados de agosto y durante el mes de septiembre, para que vayan cogiendo el hábito nuevamente pero sin agobiar, dedicando cada día un tiempo concreto.

En Secundaria, es suficiente con tres semanas antes de comenzar el curso para recordar aquellas materias que han tenido más dificultad.

Pero lo más importante del verano no es que primen los resultados escolares sino la necesidad de “hacer familia”.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Recomendaciones para los exámenes

Grupo de profesores de la Escuela de Padres de FUNDACIÓN PROFORPA

La preparación y el estudio constante previos son fundamentales para la superación de los exámenes y las pruebas de evaluación, pero no son suficientes.

Además, han de reunirse una serie de condiciones físicas y psíquicas que permitan la superación de la tensión y ansiedad que provocan estas pruebas, logrando así la tranquilidad y autocontrol imprescindibles para el éxito académico. Una buena alimentación y descanso, así como ejercicios de relajación, en caso necesario, proporcionan un sólido soporte físico.

Para la realización de las pruebas, también es preciso conocer algunas técnicas que ayudan a sacar un mayor partido a los conocimientos que tenemos y a racionalizar la presentación y el tiempo disponibles.

ALGUNAS PAUTAS:

  1.  Lugar de trabajo silencioso, bien iluminado y ventilado
  2. Material de trabajo ordenado y a mano
  3. Organización (planificar y cumplir)
  4. Actitud positiva (pensamientos positivos y equilibrio cuerpo-mente: respiración y relajación)
  5. Objetivo claro
  6. Integración interhemisférica (ver-oír-hacer fichas, guiones, esquemas… y repasar)

ALGUNAS TÉCNICAS:

Repaso final: No dejarlo todo para el último día, centrar el esfuerzo en los puntos o ideas esenciales, y descansar bien antes del examen.

Examen escrito:

  • Primero leer todas las preguntas para hacerse una idea general de la prueba
  • Luego leer detenidamente cada pregunta antes de contestarla. Fijarse en las palabras clave (analizar, definir, explicar, relacionar, demostrar, describir, comparar…)
  • Hacer una distribución del tiempo, reservando una parte del mismo a la revisión final
  • Hacer un esquema mental o por escrito de cada pregunta
  • Empezar por las cuestiones más fáciles o que mejor se dominen
  • No contestar a lo que no se sabe
  • No escribir demasiado. Procurar esquematizar siempre que sea posible
  • Orden y claridad. Buena presentación
  • Correcta redacción y ortografía

Examen oral:

  • Procurar causar buena impresión
  • Pensar y hacer un esquema antes de contestar
  • No quedarse callado
  • Hablar con calma y vocalizando bien
  • No usar muletillas
  • Controlar el tono de voz
  • Hacer pausas y silencios
  • Ensayar con anterioridad

LA ALIMENTACIÓN:

  •  Una dieta equilibrada exige que sea rica en fósforo, calcio y vitaminas, componentes que se encuentran en los vegetales, pescado, leche, huevos y frutas. Las dietas desequilibradas pueden ocasionar carencias que afectan al cerebro.
  • El rendimiento escolar se ve dificultado por las comidas copiosas. Es preferible realizar comidas con poca cantidad de alimentos pero repetidas veces al día.
  • El té y el café o el cacao son estimulantes bastante inocuos y que pueden ayudar, pero sin abusar. Un exceso de cafeína (más de dos tazas grandes) pueden tener efectos secundarios como la falta de sueño o la hiperexcitabilidad.
  • Es preciso que desayunen todas las mañanas, pues a primera hora los niveles de glucosa están muy bajos y necesitan reponerse con frutas, cereales, tostadas, etc. acompañado de café, cacao o leche.
  • Los azúcares son el principal combustible de nuestro cerebro, porque la energía que proviene de la glucosa es la preferida por las células cerebrales, por eso es mejor recurrir a los dulces y las féculas (p.e. el pan). Por eso, el bocadillo de media mañana es fundamental.
  • La estrella de los frutos secos es la avellana, porque su vitamina B1 es un buen remedio contra las lagunas de la memoria. Por las noches, para facilitar el sueño, las nueces son un alimento sedante que favorece la relajación.
  • Las frutas son amigas de la memoria por su contenido en azúcares, siendo las más recomendables las que contienen vitamina C (kiwis, naranjas, limones…).
  • La aportación proteica de las legumbres (sobre todo, el hierro) es muy aconsejable. La encontramos, p.e. en las lentejas.
  • Las verduras (espinacas, coles, judías verdes, hortalizas…) contienen un elevado número de antioxidantes, encargados de frenar los “radicales libres”, que son los responsables del deterioro de las membranas celulares.

EL DEPORTE:

–       Es preciso inculcar el ejercicio físico -practicado de forma regular- como una actividad de ocio que, además, es un hábito necesario y saludable.

–       Existe una clara interrelación entre el ejercicio físico y el bienestar psicológico. Además, existe un aumento de las endorfinas, sustancias neurotransmisoras denominadas sustancias de la felicidad, estrechamente relacionadas con el bienestar.

–       Hay que orientar al niño a la hora de elegir una actividad deportiva, respetando sus preferencias, de modo que lo practique con carácter lúdico, para contribuir al desarrollo integral del niño.

QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES PARA AYUDAR A SUS HIJOS EN EL ESTUDIO:

–       Reforzar su interés buscando p.e. razones motivadoras: salir más, vacaciones, etc.

–       Confiar en sus capacidades y conocer sus limitaciones, aumentar su autoestima. No poner metas demasiado altas y pensar que siempre se puede conseguir más con el refuerzo positivo que negativo.

–       Afrontar los suspensos y los errores. Buscar soluciones, sin dramatizar.

–       Hacer un horario de trabajo personal, adaptado a las dificultades que tenga, siendo realista y flexible.

Etiquetado , , , , , , ,

Reflexiones sobre los deberes escolares

Equipo de profesores de Escuela de familias

 (www.escueladefamilias.es)

Los deberes escolares son una tarea imprescindible para nuestros hijos. Su finalidad es reforzar y consolidar los conocimientos recibidos en clase.

  • Ayudan a crear un hábito de trabajo, de orden y superación, estimulan el aprendizaje, la responsabilidad y el dominio de destrezas (razonamiento, memoria…) aunque lógicamente requieren disciplina y esfuerzo.
  • Tienen que estar adaptados a cada alumno en particular, ya que dependen de las necesidades de cada alumno.
  • Su racionalización exige que dejen tiempo para las actividades extraescolares (el juego es básico en el proceso evolutivo y emocional del niño) y, sobre todo, para la convivencia familiar
  • No hay reglas fijas en cuanto a la duración (lo normal será que un alumno de los primeros cursos de Primaria dedique 15 minutos diarios a lectura, expresión oral o actividades matemáticas mientras que a partir de 4º de Primaria debería ser de 1 hora al día. En cursos posteriores se determinará en función de las necesidades individualizadas del alumno).
  • Deben ser preparados detenidamente por el profesor coordinándose con el resto de los docentes para no sobrecargar al alumno, como sucede muchas veces.
  • Deben complementar lo realizado en el centro y no excluir la correcta explicación de la materia por el profesor ni la debida atención del alumno.
  • El papel de los padres es educar -no instruir-, por lo diariamente tienen que estimular y animar en el estudio a sus hijos.
  • Es preciso desarrollar y buscar un tiempo para la convivencia familiar y unas pautas para estudiar, descansar, jugar, leer, acostarse, etc.