Archivo de la categoría: Uncategorized

“La solución al acoso está en la colaboración entre la familia y la escuela”

José Luis Carbonell, experto en convivencia escolarPedagogo, ex Presidente del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid, responsable
del diseño y puesta en marcha de los programas “Convivir es vivir” y del programa “Escuela de Bienvenida (Aulas de Enlace)”, José Luis Carbonell es, además, Premio Infancia 2006 de la Comunidad de Madrid en la modalidad de “Conciliación y Mediación”. Le preguntamos en esta entrevista por el tema de la convivencia en la escuela.

¿En qué momento desarrolla ese especial interés por la convivencia escolar?

El momento crucial en mi vida profesional es en el mes de marzo de 1.997, momento en que tuve el privilegio de poner en marcha el Programa “Convivir es vivir” en la Comunidad de Madrid, un encargo de la Delegación del Gobierno en Madrid y de la Dirección Provincial de Educación, porque es precisamente a mediados de los años noventa cuando se empieza a detectar en los profesionales de la educación y de la comunicación españoles una cierta motivación o sensibilización hacia el problema del deterioro de la convivencia en los centros educativos. Por lo tanto, el tener la oportunidad de diseñar, poner en marcha y desarrollar un programa preventivo de la violencia escolar de la dimensión del “Convivir es vivir” es todo lo que puede desear un pedagogo en su vida profesional, y eso es lo que me ocurrió a mí.

¿Qué significa la convivencia escolar para un centro educativo?

Es la base del éxito académico de los alumnos. Un centro educativo que tiene deteriorada su convivencia tiene la tendencia hacia el fracaso de todos –alumnado y profesorado-, es necesario cuidar de una forma exquisita todos los elementos del sistema escolar que mejoran la convivencia mutua.

¿Qué pueden hacer al respecto los padres junto con el centro?

La clave para la solución de los problemas de convivencia es, precisamente, la colaboración y la comunicación permanente de la familia con el centro educativo. Cuando esta no se da, los problemas se agravan o se eternizan con el sufrimiento que lleva aparejado para las víctimas.

¿Es la familia un buen referente para enseñar a los hijos la convivencia? ¿Se fijan en ello los chicos?

Los mejores referentes son la familia y el profesorado. Son modelos a imitar de una forma natural. De hecho son los mejores factores de protección para nuestros hijos. Pero, también la familia puede ser un factor de riesgo, pues una familia violenta genera hijos violentos. 

Con respecto a los temas preocupantes que aparecen en la prensa sobre casos de acoso escolar, ¿se puede prevenir? ¿Cómo?

En primer lugar, debemos tener en cuenta que los alumnos están viviendo, en esta sociedad de la indiferencia y de la incertidumbre, una crisis-confusión de valores que es el origen de demasiados mecanismos desestabilizadores de la educación; son las primeras víctimas de los ambientes violentos en general. Pero también los profesores están sufriendo demasiados desprestigios e interferencias en su actividad profesional, desde la perturbación del orden mínimo para poder impartir sus clases con eficacia y sosiego hasta el acoso en algunos casos. Y mientras tanto hay también familias pasando auténticos calvarios para poder controlar la irascibilidad o la violencia de sus hijos o la de los hijos de otros contra los propios. Es en estos tres agentes educadores precisamente donde reside la solución; coordinación permanente de las familias con los centros educativos, actividades de inclusión y sentimiento de pertenencia de los alumnos con su centro educativo y darle la importancia que tienen a los problemas de convivencia a través de una formación adecuada del profesorado en estrategias preventivas y resolución de conflictos.

¿Es mejor echar al acosador del colegio o cambiar al acosado de centro?

En ningún caso se debe cambiar a la víctima de centro educativo. Es el acosador el que deberá desplazarse y el centro educativo el encargado de dar protección y apoyo a la víctima. Afortunadamente la legislación educativa en estos momentos deja muy claro que la prioridad es la protección a la víctima.

¿Se resuelve realmente el problema? ¿Qué medidas serían precisas para conseguir una solución adecuada?

El problema se suele resolver eficazmente cuando se neutraliza al acosador y se implican los espectadores en la solución del problema. Si se dejan de reir las “gracietas” de los acosadores y estos son descubiertos a tiempo la solución educativa no es difícil, lo malo es que muchas veces se recurre demasiado tarde, cuando se ha hecho un mal irremediable. 

En muchas ocasiones los centros callan, los chicos callan, los padres callan, ¿sigue siendo una vergüenza el decir lo que pasa o es por temor a posibles represalias? 

Es lo que yo denomino “el silencio cómplice”, este silencio agrava la situación en todas las ocasiones. La primera recomendación es que cualquier situación de acoso escolar o de violencia determinada lo mejor es comunicarlo a los adultos y a los responsables del centro educativo. Es preferible “pecar” por exceso.

Generalmente los acosadores se ceban con los más débiles y además se utiliza el grupo como medio ¿qué puede hacer un profesor al respecto?

En primer lugar estar muy atentos. En segundo lugar dar importancia a todas las noticias que reciban de los alumnos relacionados con actos violentos, no minimizar este asunto porque puede ser grave; y en tercer lugar, recibir la formación adecuada para poder encarar con eficacia este tipo de conflictos, además de ofrecer protección a las víctimas que normalmente suelen ser los más débiles.

¿En qué medida influyen las rupturas familiares en los problemas de convivencia? ¿y en los casos de acoso?

Las crisis familiares, la desestabilización de los matrimonios y las rupturas familiares son percibidas por los menores con una gran ansiedad y preocupación. Los pilares en los que se sustenta su seguridad se resienten y eso produce una gran preocupación en el alumnado. Como consecuencia los problemas se agravan, los violentos son más violentos y sobre todo si perciben violencia en su entorno familiar. Las víctimas entran en situaciones de indefensión muy dramáticas porque pierden los referentes de ayuda imprescindibles.

Etiquetado , , , ,

EC, CECE, CONCAPA y COFAPA solicitan a las administraciones que respeten el derecho de las familias a elegir la educación de sus hijos

EC, CECE, CONCAPA y COFAPA solicitan a las administraciones que respeten el derecho de las familias a elegir la educación de sus hijos

EC, CECE, CONCAPA y COFAPA solicitan a las administraciones que respeten el derecho de las familias a elegir la educación de sus hijos

Etiquetado , ,